Barenboim: un piano nuevo no tan nuevo

Daniel BarenboimEl piano es ese instrumento que está sujeto a cambios a través del tiempo. Sufre transformaciones, se encuentra en una metamorfosis perpetua, conjurada por músicos tan valientes y geniales que se han atrevido a modificar su naturaleza.

Uno de estos geniales músicos es Daniel Barenboim, quien presentó el 26 de mayo de este año un nuevo modelo de piano que lleva su nombre en honor. Producto de esta alquimia, ha nacido un instrumento con una calidad de sonido más clara y que propone marcar un antes y un después en la historia del piano con su profesada “radical diferencia” que abarca desde el diseño hasta el sonido emitido.

La propuesta de Daniel Barenboim ha causado revuelo en el mundo de la música. Sin duda es un gran músico y se ha sabido hacer un lugar, de mano con su repertorio tan variado y rico y también por su presencia en la actividad pública. ¿Pero quién imaginó o pensó que llegaría al punto de crear su propia versión del piano? Algo súbito e inesperado, pero sin duda alguna muy grato de saber.

El Royal Festival Hall de Londres fue el escenario de presentación para este nuevo modelo de piano creado e ideado por Daniel Barenboim. Presentó el instrumento en una lacónica conferencia de prensa. Las palabras hablan por el piano, pero el piano al ser tocado habla por sí mismo, y es bajo este concepto que Barenboim tocó brevemente 30 segundos de la sonata Appassionata de Beethoven en un instrumento común y corriente, y luego en su flamante creación. Hizo esto para poder apreciar la diferencia y claridad superior de sonido que es capaz de emitir su piano.

Piano de Barenboim

La performance de Barenboim creó en la audiencia un contraste muy interesante, algunos quedaron deleitados y asombrados, alagando la innovación y calidad del sonido afinado del piano. Mientras que otros permanecieron inmutables, basando su estado en que entre un piano convencional y este nuevo modelo las diferencias son minúsculas y poco perceptibles.

Nacimiento del Piano de Barenboim

Toda idea tiene un origen, y para ubicar la que dio vida a este piano nos obliga a viajar unos cuantos años al pasado, exactamente al 2011. Es en ese año que Barenboim tiene la oportunidad de tocar el piano en Siena, un piano de cola larga restaurado que anteriormente fue propiedad de Franz Liszt. Quizás fue un juego del destino, una casualidad o simplemente el encontrar algo que se buscaba desde hace mucho, fuese lo que fuese; el sonido de este piano despertó en Daniel algo muy especial.

Fiel a su estilo, el pianista no dejó esta inspiración esfumarse, y más bien la uso para crear según él un instrumento capaz de tener dentro suyo la fortaleza, potencia y precisión de lo moderno, en completa armonía con la suavidad y claridad de timbre que posee el piano de Liszt. Según Barenboim, esta alquimia daría lugar a un instrumento nunca antes visto, con la promesa de darle un nuevo toque a la historia del piano.

Para esta singular aventura necesitaba ayuda, y es así como aparece en escena Chris Maene, quien se encargaría de diseñar el piano. El diseño estuvo supervisado de principio a fin por el propio Barenboim y además Steinway brindó su apoyo a este proyecto.

Según las palabras el propio Daniel, este piano es una alternativa para todo pianista que busca un nuevo sonido, una nueva experiencia. Tal y como ya se ha dicho, el piano de Barenboim brinda una calidad de sonido transparente y clara como un diamante. Al tener esta naturaleza, permite al pianista experimentar y mezclar, y es en sí una experiencia nueva y exótica, tanto para el pianista como para el oyente.

Una vez terminado el piano, Barenboim nos cuenta que él es una persona a la cual se la hace sencillo adaptarse a cualquier instrumento, pero en esta ocasión las cosas fueron diferentes.  Y esto según sucede que al ser el sonido tan claro y transparente, el uso del pedal es diferente en comparación a un piano tradicional. Uno se ve obligado a repensarlo, además de adaptarse a una modificación nueva de los martillos, tabla armónica y puentes. Adaptarse a un instrumento como este representa un gran desafío, y esto viene de las palabras del propio inventor.

En resumen, podemos decir que este piano nace producto de la inspiración y las ganas de querer innovar y presentar algo diferente. Más adelante en este artículo entraremos en detalle sobre el funcionamiento y demás aspectos importantes sobre este piano.

El hombre y su piano

En esta sección hablaremos más sobre la relación entre Daniel y su flamante invención. Declara que se ha enamorado profundamente de él. Y producto de este nuevo amor y pasión, desea pasar con su piano todo el tiempo que le sea posible.

Se siente orgulloso de haber podido producir lo que planificó desde un principio. Y esto se comprueba al ver al piano de frente, luce por fuera como cualquier piano tradicional pero al abrirlo la diferencia es más que notoria. Y no es necesario repetir lo que sucede respecto al sonido.

El creador no ha detallado aún el precio para el mercado de este piano. Pero para darnos una idea concreta del precio que este puede llegar a alcanzar, tomemos como ejemplo el precio de un Steinway D, que ronda los 150 mil euros. El piano de Barenboim puede llegar a costar tres veces eso, es decir unos 450 mil euros. Sin dudas un piano también muy costoso.

Hasta el día de hoy solo existen dos estos pianos, uno en manos del creador y otro que pertenece al diseñador Chris Maene. Según Maene existe un mercado para este piano y solo es cuestión de tiempo para que la demanda se presente y se disparé. Por lo que junto con Barenboim comparte la idea de que este piano llegará a ser solicitado por artistas que buscan algo nuevo, que persiguen el sueño de darle a sus composiciones y presentaciones un nuevo matiz, ese algo diferente y exótico. Y es esto precisamente lo que este piano promete dar, ser esa herramienta que ayuda al artista a retratar con nuevos colores su repertorio.

Ya se ha dicho anteriormente en el artículo que la unión entre Barenboim, Maene y Steinway hicieron posible la realización de este instrumento. Pero fue Maene quién se empeñó en demostrarle a Barenboim la importancia de poner dentro del proyecto a Steinway, eran los únicos capaces de suplirlos de los todos implementos y herramientas necesarias. Es así como los tres terminaron trabajando juntos, en dirección a un mismo objetivo.

Todo proyecto requiere de tiempo y dedicación invertida para dar frutos. Y uno tan grande como este requirió una inversión de 18 meses, en las que están contenidas horas de arduo trabajo y dedicación. Maene sueña con el día en que este piano llegue a fabricarse a mayor escala, una vez se pueda apreciar mejor el potencial y calidad que posee este singular instrumento.

Para Barenboim, decir que su piano es mejor que un Steinway tradicional es un gran error. No es mejor ni peor, solamente diferente. Y como todo en la vida y este mundo, tiene sus ventajas y desventajas. Es solamente una alternativa, para aquellos aventureros que siempre buscan algo distinto que probar. Daniel ha caído rendido a los pies del amor que siente por este piano, y al parecer tendremos noticias de performances de mano del pianista y su nuevo instrumento, dado que se ha envuelto tanto, a tal punto de querer tocar con él todo el tiempo posible.

¿Cómo está hecho este piano?

Ahora es tiempo de hablar más a fondo sobre la estructura y diseño que posee Barenboim. Este piano tiene como base un piano Steinway, pero con diferencias puntuales tanto en sonido y como estructura. Dentro del piano, las cuerdas están dispuestas paralelamente, reemplazando a la clásica posición que pone a las cuerdas cruzadas. Otro aspecto que rompe con lo común es su doble puente y vetas horizontales en la tapa armónica.

Daniel ha roto con los estándares que venían trayendo los pianos desde los últimos cien años. Usualmente tienen las cuerdas dispuestas en “X” o cruzadas, haciendo que el sonido se concentre mayormente en el centro de la tapa armónica.

barenboim-maene-Piano

No es solo Barenboim quien afirma la superioridad en claridad del sonido que posee este instrumento. El pianista Gwendolyn Mok comenta que los instrumentos con este tipo de estructura interna superan con creces en claridad de sonido a los pianos convencionales.

Barenboim ha “desenredado” las cuerdas y las ha dispuesto de una manera diferente, y con esto ha logrado alcanzar su objetivo principal que era fusionar la estabilidad y poder de un piano moderno, con la calidad de sonido transparente y los típicos y distinguibles registros de color de instrumentos históricos.

Otro aspecto que hace diferente al Barenboim es que al tener las cuerdas dispuestas de manera paralela, alcanza diferencias de registro distintas. Lo que produce algo similar a escuchar a un coro donde tienes las voces del bajo, alto, tenor y soprano. Lo que sirve, como ya se ha dicho anteriormente, para la experimentación de nuevos rumbos musicales, para aquellos pianistas ansiosos de darle un nuevo rostro a sus presentaciones o composiciones.

Música interpretada en el Barenboim

En su primera gran presentación se interpretó en sus teclas un breve pasaje de no más de 30 segundos de Appassionata de Beethoven. Pero no es lo único que Barenboim ha tocado en su piano. Se ha aventurado a también tocar del 27 de Mayo al 2 de Junio, como parte de su presentación en Londres, las sonatas completas de Franz Schubert. Lo curioso e interesante aquí es que no hace mucho Barenboim grabó estas mismas sonatas en un piano normal, por lo que luego será muy sencillo para cualquier persona comparar el sonido entre ambos pianos.

Esperemos más adelante nuevos conciertos de Barenboim con su piano, y que nos sorprenda con nuevas melodías que sean capaces de realzar el porte y alcance que posee su instrumento.

¿Complicaciones con el Barenboim?

Es fácil dejarse llevar un poco por la novedad y no ver aspectos importantes como las complicaciones y retos que puede acarrear este instrumento. El principal problema que puede enfrentar un pianista es con el pedal. Al tener las cuerdas en posición dispuestas de manera recta, el pedal se puede volver tu peor enemigo. Basta un mínimo error en la colocación del mismo y las disonancias amenazan con opacar totalmente a la obra principal que se está tocando.

Es por este gran desafío que presenta, que el pianista debe adiestrarse bien en el correcto uso del pedal, lo que lo obligará a desarrollar mejores destrezas. Esta es una de las principales complicaciones que presenta el Barenboim, otro aspecto a tomar en cuenta es que la relación entre los dedos y las teclas es también diferente, algo que el mismo inventor ha declarado y admitido.

Como vemos este piano pone ante el pianista ciertos obstáculos, no basta con saber tocar un piano convencional, uno tiene que acostumbrarse y desarrollar destrezas claves para poder sacarle todo el provecho posible a este instrumento.

Y si hablamos de complicaciones para el Barenboim si decide salir al mercado, su principal obstáculo sería el precio, que es una cifra dantesca de dinero. Sin duda habrá artistas deseosos de tenerlo, pero el mercado se verá mucho más reducido y serán pocos los afortunados que podrán tener este piano en sus hogares.

¿Existen otros “Barenboims”?

Es aquí donde se puede discutir y discernir sobre el grado de innovación que ofrece este piano. Pues no está solo y no ha sido el único en aplicar la disposición paralela de las cuerdas. Por ejemplo, un piano llamado Paulello ya ha usado en su estructura interna el patrón de cuerdas rectas.

Piano Paulello

Lamentablemente hasta el momento no se ha podido hacer una comparación entre el Paulello y el Barenboim, en gran parte debido a que el Barenboim es muy nuevo y no se ha presentado la ocasión. Las razones por las que el Paulello no es tan conocido como el Barenboim se deben a que el inventor es alguien muy importante para el mundo de la música contemporánea, y además cuenta con el apoyo de Steinway, quienes tienen a su disposición un fuerte arsenal publicitario.

Sería interesante en un futuro ver una comparación entre estos dos ejemplares, para poder comparar tanto sonido como aspectos más técnicos de estructura. Esperamos se dé la ocasión alguno de estos días. Pero esto no queda aquí, existen también otros pianistas que han venido experimentando con este sonido, uno de ellos es Frits Janmaat, quien ha puesto ya con anterioridad las oportunidades y cualidades que posee la disposición horizontal de las cuerdas.

Otros pianos, que tienen como característica principal las cuerdas en posición paralela, son por ejemplo:

  • Bechstein Model 10
  • Schimmel Model Capriccio
  • Chappell
  • Broadwood
  • Erard

Con esto nos damos cuenta que el Barenboim no está tan solo después de todo. Ha tenido antecesores que datan de los años 1850. Por lo tanto Barenboim no ha sido el primero en tener la idea de disponer las cuerdas paralelamente, mas si uno de los primeros en querer unir el arte y fineza de estos instrumentos más antiguos con el poder propio de los pianos modernos.

Los pianos Bechstein de cuerdas paralelas se produjeron hasta casi comienzos de la primera guerra mundial. Los pianos que datan de 1850 tal y como se dijo hace poco son los Broadwood.

La mayoría de estos pianos tienen más de 100 años sobre sus espaldas, por lo tanto es imposible pedir que suenen igual al momento en que fueron creados, pero por ejemplo el C.Bechstein Model 10, que si se encuentra en buenas condiciones y bien cuidado puede producir un dulce y suavo tono, que va de la mano con un sonido agudo muy cálido.

Conclusiones

Esta noticia de Barenboim ha servido para explicar casi en totalidad todo lo concerniente a este piano. Yendo desde su primer aparición, historia, estructura y la relación que existe entre el mismo y el inventor. También hemos tocado y hablado sobre las complicaciones que presenta el Barenboim para los pianistas, sobretodo en el uso del pedal.

Pero nos ha servido también como la oportunidad perfecta para indagar un poco en la historia de los pianos de cuerdas rectas, y hemos descubierto que si bien Barenboim ha causado revuelo y novedad con su piano; no ha sido el primero en implementar la disposición recta de las cuerdas. Pero esto no disminuye su mérito, puesto que ha embarcado la idea en un rumbo diferente, que es precisamente poner en cooperación el poder del piano moderno y las características de los pianos de cuerdas rectas.

Esperemos de aquí en adelante más noticias del Barenboim, y ojalá se presente en algún momento la oportunidad de ver una comparación de este con el Paulello.

Barenboim: un piano nuevo no tan nuevo
5 (100%) 3 votos

Prof. Hugo Landolfi

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires
Prof. Hugo Landolfi

@mitecnopiano

Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires - Enseñamos a afinar pianos mediante cursos a distancia y presenciales.
Buenas tardes amigos. Me pareció interesante compatirles este artículo de un blog sobre instrumentos musicales que https://t.co/RuW57PEuWm - 59 mins ago
About The Author

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Puedes comentar o realizar una consulta con tu cuenta de FaceBook:

  • Saverio Salerno

    A la luz de lo dicho, ¿no es mejor, jugando los autores de música de piano en los pianos históricos de su contexto histórico, pianos alias, tal vez recibió una restauración científica y por lo tanto más adherente a la filológica histórica quiere tomar bajo consideración?

    Gracias por estos informes técnicos exquisitos en pf todos ustedes y al Maestro Hugo Landolfi.

    saludos

    Saverio Salerno

    • Hugo Landolfi

      Siempre son muy interesantes tus aportes Saverio. Te agradezco por los mismos.

      Hay una corriente de interpretación musical llamada “Historicista” que se afana de interpretar la música en instrumentos lo más parecido a los originales en los cuales fue compuesta la música.

      Creo que el intento de Barenboim va por ese lado.

      Saludos Saverio.

  • Ricardo

    Creo que la innovación de Baremboim tiene sus méritos. El tiempo dirá cuál es el más conveniente en cuanto a pureza de sonido, pedalización y demás… Pero por lo que he escuchado (no en vivo), yo al menos no alcanzo a notar una “gran diferencia” con respecto al piano de cuerdas cruzadas. Es como, por arriesgar un símil, los arcos tocados “con legno tratto” y “col legno battuto”; no existe una diferencia muy marcada (sobre todo si la sección de cuerdas toca al completo). Me parece que la cuestión queda, al menos todavía, en gusto del intérprete… Gracias profesor por su tiempo, pericia y amabilidad.

    • Hugo Landolfi

      Gracias Ricardo por tus comentarios. El piano de cuerdas cruzadas, por la misma razón de tener sus cuerdas cruzadas, favorece la vibración por simpatía de las cuerdas. Esto es especialmente evidente en acordes de larga duración que se tocan con el pedal de sostenido presionado.

      En piezas de cadencia rápida puede no notarse diferencia entre un piano y el otro. Otra diferencia es su leve diferencia de matiz en los sonidos que genera el piano, matiz que se parece al de los pianos del Siglo XIX y que entiendo que era uno de los objetivos que se tenían al diseñar y construir este piano.

  • Roberto

    Actualmente esto restaurando un piano Pleyel de Cola para concierto y tiene también las cuerdas de forma paralela, de principio a fin, aún no lo he terminado. Lo que no comprendo es por qué el piano de Baremboin, de be costar 3 veces mas que un Steinway, si finalmente no inventó nada, y no habla de modificar el mecanismo de la maquina interna, solo de los pedales. Si era algo que ya estaba hecho y que solo quiso recuperar, por qué el valor tan exagerado, y dado que como dijo el compañero mas arriba, va ser muy difícil que un teatro o auditorio tenga dos pianos en un mismo recinto para tenerlo a petición de un pianista invitado. Pienso que hoy día es muy difícil dado los avances a los que hemos llegado modificar o aportar en la anatomía de un piano, porque se ha hecho tanto que solo quedan detalles por descubrir. Por otro lado su precio es para nada competitivo en contraste de que tan modificado está el piano. Finalmente hizo un buen trabajo, es como construir un Rollsroyce de los años 1900 de cero sólo por experimentar la sensación. Gracias maestro Landolfi por sus aportes.