Seaboard: un novedoso teclado de piano

Producto del continuo paso del tiempo y de la evolución que ello conlleva, aparece el Seaboard, un piano eléctrico que tiene mucho de todo pero poco de común. Se trata de un piano electrónico sin cuerdas de piano pero con aire futurista que convierte las duras y tradicionales teclas del piano en superficies suaves y continuas. Esto y mucho más es el Seaboard, un piano que iremos analizando en el transcurso de este artículo. En el mismo veremos quiénes fueron los desarrolladores de este instrumento, sus características, sus beneficios y versiones del piano, el cómo está hecho; además de aspectos más triviales como el precio, y dónde se puede adquirir uno. Sin necesidad de agregar más, sigamos en este único e interesante viaje, cuyo comienzo y destino final es, su nombre original, “The Seaboard Grand”.

El desarrollo del instrumento

Sería apropiado preguntar “quiénes”, porque el Seaboard ha sido el resultado de un grupo de mentes brillantes reunidas en el start-up ROLI, que se encargan de desarrollar hardware y software de una manera innovadora, tomando siempre como punto de vista la interacción y el diseño.

Seaboard-Grand

Para crear el Seaboard, ROLI hizo uso de su innovadora tecnología conocida como “The Sea Interface”. Esta tecnología usa un material que puede ser moldeado en cientos de maneras, haciéndolo un favorito a la hora de desarrollar dispositivos sensibles a la presión, siendo el piano una de las elecciones más acertadas. Al usar este tipo especial de textura, le permite a absolutamente a toda la superficie de la tecla la capacidad de modular y activar sonidos, brindándole al usuario la fantástica experiencia de tocar de manera intuitiva.

Esta novedad representa más que un simple piano de aspecto futurista. Es una exquisita combinación entre las bondades de lo tradicional y las nuevas oportunidades brindadas por la tecnología digital.

El inventor del Seaboard

Si bien el Seaboard es un proyecto desarrollado en conjunto por ROLI, el inventor directo es Roland Lamb, que es además el fundador de la compañía. Roland Lamb no ha estado nunca distanciado del arte y es graduado de la Universidad de Harvard y el Royal College of Art. Lamb cuenta que la idea de este instrumento se le vino a la cabeza durante su primer año de estudios en Diseño De Productos en el Royal College of Art, gracias también al conocimiento y consejos compartidos por Ron Arab, quién fue su tutor.

Tal y como se dijo hace poco, Lamb nunca ha estado distanciado del arte, en especial de la música. Esto lo podemos ver reflejado en que Roland Lamb ha sido y es hasta ahora un gran pianista de Jazz, otra cosa que lo motivó a crear el Seaboard, debido a que siempre quiso que el piano pudiera “cantar” un poco más, que fuera capaz de llevar su ritmo y hacer que el sonido no fuera tan pixelado.

Para lograr esto, Lamb era consciente de que tendría que llegar muy lejos, tanto como tener que “reinventar” el piano, con el fin de lograr su objetivo. Un músico que inspiró y ayudó a forjar más la idea fue Thelonious Monk, no directamente debido a que murió en el año 1982, sino a través de su búsqueda e investigación, la cual consistía en los espacios entre las teclas blancas y negras. Es el trabajo de este músico el que motivó a Lamb a prácticamente reinventar el piano, con el fin de hacer posible que el pianista fuera capaz de tocar las notas escondidas en la separación de las teclas.

El reto estaba sobre la mesa, y Lamb estaba dispuesto a aceptarlo, pero esto no era suficiente. Al emprender este reto, lo único que poseía era la idea, porque las destrezas y habilidades técnicas necesarias para transportar el Seaboard de la fantasía a la realidad, escapaban de sus posibilidades. Por su cabeza cruzó la idea de formar un equipo, quienes pudieran suplir su ineficacia en aspectos tan complejos como la electrónica, pero los recursos no eran los suficientes. Por lo que Lamb tuvo que tomar la ruta más dura: aprender todo por sí mismo. Siendo esto de por sí un reto más. Lamb tuvo que aprender cosas que iban desde el desarrollo y elaboración de materiales hasta programación de software. Todo esto con el objetivo de hacer al Seaboard una realidad.

Luego de años de arduo trabajo y dedicación se obtiene el resultado, que lleva por nombre: SEA. Un tipo de tecnología que haría capaz la invención del Seaboard. Esta tecnología, tal y como se explicó al principio del artículo, tiene como base un material sensible y 100% moldeable, que permite obtener esa superficie única en forma de onda continua, llevando a flor de piel todo el significado que acapara su nombre SEA (Mar). Además de las capacidades sensitivas y de detección que ofrecen un tipo de retroalimentación única en su clase.

Un invento premiado

La start-up ROLI ha podido ya experimentar los logros del Seaboard. Una gran muestra de ello es el haber ganado un importante premio en el 2014, otorgado por el Design Museum, nombrándolo el mejor diseño de producto del año.

No es de extrañarse que “The Seaboard Grand” haya podido ganar un premio de tan alto nombre como este, debido a que reúne los tres requisitos indispensables que hacen a un diseño de producto un potencial ganador: Inspirador, innovador e influyente. Uno puede percibir esto desde la primera mirada, el Seaboard irradia innovación y frescura en toda la extensión de su presencia. Es sin duda un invento que ha roto los esquemas tradicionales de la música respecto al piano, y que promete seguir haciéndolo mientras más personas se aventuren a explotar todo el potencial que tiene por ofrecer al mundo de la música.

Características del teclado electrónico

Desde el momento que uno ve a este piano electrónico, inmediatamente se valida la idea de que su funcionamiento puede ser radicalmente al de un piano tradicional. Y esta idea no se aleja mucho de la realidad, es por ello que en esta sección explicaremos las características y el funcionamiento del Seaboard.

Empecemos…

El Seaboard es sensacional, una exquisitez. Lleva consigo lo tradicional y artesanal de un piano normal, de mano con lo último del diseño tecnológico contemporáneo. Desde el punto de vista de diseño, Lamb ha reinventado el piano sin tener que “deformar” mucho el aspecto clásico, y aun así ha podido integrar en él todas las bondades de la tecnología.

Dicen que lo bueno viene en empaques pequeños, y también en estrechos. Porque el Seaboard es también muy delgado, dado que solo mide 2.755 mm, lo que también lo convierte en uno de los pianos más delgados existentes.

Libertad…

Una de las principales características del Seaboard es la libertad del movimiento que otorga a los pianistas. Literalmente uno puede hacer lo que uno plazca y el Seaboard nos entenderá y llevará el ritmo y generará el sonido del piano. Los pianistas tienen tal grado de libertad que pueden doblar y deslizar las notas al girar los dedos a través de las protuberancias y deslizándolos a lo largo del borde del teclado.

Con este teclado se pueden lograr cosas asombrosas. En este corto video se puede constatar lo que se afirma, basta mirar lo libre y fluido que se siente el pianista al prácticamente acariciar y jugar con el piano:

El movimiento de los dedos del pianista emulan el revolotear libre por un prado al atardecer, en el que cada paso es una nota y todo nuestro andar una canción. Así de hermoso se siente tocar este teclado electrónico, un instrumento con el cual el único límite es nuestra imaginación. Vale añadir que la superficie del piano es extremadamente suave, otro factor que contribuye a la libertad de movimiento que otorga.

La afinación del piano

Afinar un piano puede ser un real dolor de cabeza si uno se aventura a hacerlo por cuenta propia. Contratar los servicios de un afinador profesional también puede ser costoso. Es tan grande el problema, que tratando de hallar una solución definitiva al problema, se ha intentado inventar un piano o sistema que sea capaz de afinar un piano al solo pulsar un botón. El invento no ha progresado mucho hasta el momento debido a que el inventor, A. Gilmore, no ha provisto más noticias hasta el momento.

seaboard

¿Pero qué tiene que ver todo esto con el Seaboard? Pues mucho. El Seaboard ha logrado solucionar este gran inconveniente, gracias a su excelente relación entre software y hardware. Para afinarlo solo se necesita ajustar un control llamado SoundDial. Para lograrlo es necesario cambiar entre ajustes preestablecidos usando el control giratorio continuo, y a la vez una pequeña luz LED nos mostrará qué ajuste preestablecido ha sido seleccionado.

Comunión entre software y hardware

El Seaboard es lo que ningún otro piano es. Logra que el software y el hardware tengan una relación excelente, para poder crear sonidos únicos y maravillosos. Al adquirir cualquier versión de un Seaboard Grand, se obtiene el acceso a un software especialmente diseñado para este piano: Equator. Existen miles de programas que permiten al músico ajustar ciertos aspectos de su música, pero Equator está en otro nivel. En primer lugar, porque está diseñado de manera especial para el Seaboard. Luego, porque este poderoso software sintetizador viene con una librería de presets,  que van desde sonidos de instrumentos acústicos hasta efectos en capas sintetizadas. Pero no solo eso, Equator te otorga una libertad increíble a la hora de editar y ajustar los sonidos. Cuenta con una modulación multidimensional, lo que nos permite ajustar hasta el más mínimo detalle.

El software Equator es una herramienta increíble, que lleva al pianista a sacarle el máximo provecho de este teclado. Por lo que al juntar esta maravillosa pieza de software con el Seaboard, las fronteras y límites prácticamente se desvanecen. El pianista se transforma en una clase de deidad, que es capaz de moldear su mundo a gusto y placer.

Versiones del teclado electrónico

The Seaboard Grand viene en tres diferentes versiones:

  • 88 teclas: Seaboard Grand Limited Edition.
  • 61 teclas: Seaboard Grand Stage.
  • 37 teclas: Seaboard Grand Studio.

Es buena oportunidad para hablar de los precios. El Seaboard tiene diferentes precios dependiendo de la versión. Aquí tienes una lista de precios orientativos:

  • Seaboard Grand Limited Edition: $8,888 USD .
  • Seaboard Grand Stage: $2900 USD.
  • Seaboard Grand Studio: $1999 USD.

Pero no nos detendremos solo aquí. Hablaremos en específico de cada versión, debido a que cada una tiene sus propias características y utilidad:

Seaboard Grand Studio

Combina lo versátil con el poder de la familia Seaboard Grand. La versión de 37 teclas es la más portable, irá a donde tú vayas. Pero no solo eso, sino que además es tan poderoso y funcional como cualquier otro piano de la familia Seaboard Grand. El Seaboard Grand Studio es una elección excelente para aquellas personas que no cuentan con mucho espacio, o que necesitan ir de un lugar a otro y necesitan tener su instrumento a la mano.

Vale recordar que tal y como su nombre lo indica, esta versión del Seaboard es más indicada para ser tocada en un estudio. Puede también servir para una performance en vivo, pero no es el más indicado.

Seaboard Grand Stage

El segundo de la familia Seaboard Grand. El Grand Stage es una excelente mezcla entre funcionalidad y portabilidad, siendo igual de cómodo al tocarlo frente a una gran audiencia como en la tranquilidad de un estudio. La versión de 61 teclas ocupa más espacio que el Studio y es más grande. Una excelente elección tanto para una performance en vivo como en el estudio.

Seaboard Grand Limited Edition

Aquí tenemos al último de la familia Seaboard Grand. Su nombre lo sugiere muy bien, es una edición limitada. Su producción se ha limitado solamente a 88. Cada Seaboard Grand Limited Edition está grabado con el nombre de una sola tecla, en honor al piano tradicional.

El Seaboard vs el piano tradicional

La diferencia entre el Seaboard y cualquier piano tradicional es abismal. Si bien el Seaboard conserva el encanto de lo tradicional, su potencial va mucho más allá. Con el piano tradicional el pianista se ve limitado, el tocar la tecla es el comienzo y el final del gran potencial expresivo de una nota. Con el Seaboard ese primer toque, por el contrario, es tan solo el comienzo. El pianista ve su horizonte mucho más amplio, a partir de simplemente tocar la tecla, puede prolongar y explotar al máximo la expresión de cada nota al tocar intuitivamente. Uno puede prolongar los toques, estimular regiones específicas de cada tecla. Dicho en modo más sencillo, puede jugar con el piano. Todas las barreras que impone el piano tradicional son destruidas y desaparecidas por el Seaboard. De cualquier modo, es tanta la diferencia que tiene este instrumento con respecto a un piano tradicional, que se podría considerar casi un piano en sí mismo, porque, como sabemos, el piano acústico es en sí mismo irreemplazable.

Retos y desafíos

El Seaboard es maravilloso, no hay dudas al respecto. A pesar de tener tantas bondades, el Seaboard va a tener un arduo trabajo para hacer crecer su popularidad y ser aceptado por una mayor cantidad de músicos. A pesar de no tener tantos años en el mercado, ya muchos pianistas han expresado su gran agrado por este instrumento. Es momento de que más personas lo conozcan, que sepan apreciar su sonido, para poder crear un mercado activo para este gran instrumento.

Una de las principales barreras vendría a ser el precio. Si bien hay pianos tradicionales más caros, la mayoría de gente puede tender a pensar del Seaboard como un “gadget”, a pesar de no serlo. Por lo que verán la mayoría de veces al piano tradicional puede verse como de más valor en comparación a este piano electrónico de aspecto futurista.

Mas vale decir que el precio no está nada mal para un instrumento único en este mundo, que por lo tanto brindará sonidos únicos, que ningún otro tipo de piano es capaz de reproducir. Por lo que este piano es ideal para aquellos aburridos de lo convencional, que buscan algo diferente, algo que los ayude a pasar las tradicionales barreras y que los ayude a explotar al máximo su potencial artístico. Es para esto que el Seaboard Grand ha sido creado, para todo aquel músico deseoso de explorar nuevos ámbitos de la música, donde el instrumento se convierta en un vehículo todo terreno, capaz de ingresar a cualquier lugar a sola voluntad del pianista.

Conclusiones

Hemos visto a lo largo de este artículo la historia, características, funcionamiento y demás cosas sobre el Seaboard Grand. Un piano novedoso que promete poner un antes y un después en el mundo de la música. Si eres tú uno de esos pianistas aventureros, puedes adquirir un Seaboard en cualquiera de sus presentaciones en la tienda online de ROLI.

Al igual que tú, estamos ansiosos de ver cómo crece con el pasar del tiempo el impacto del Seaboard. Una revolución que ya empezó, tan solo es cuestión de tiempo para que la gente aprenda a apreciar los únicos y peculiares sonidos del Seaboard, así como para que más pianistas se animen a tocarlo y producir música con él.

El Seaboard ha llegado para quedarse, no te quedes atrás y mantente al tanto de su avance.

Seaboard: un novedoso teclado de piano
5 (100%) 2 votos

Prof. Hugo Landolfi

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires
Prof. Hugo Landolfi

@mitecnopiano

Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires - Enseñamos a afinar pianos mediante cursos a distancia y presenciales.
Ideal #músicos: una salida laboral muy interesante: https://t.co/yiCN7bHl5s - 14 horas ago
About The Author

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Puedes comentar o realizar una consulta con tu cuenta de FaceBook: