¿Ha arruinado la armonía el temperamento igual?

En este artículo trataremos un tema bastante controvertido que trata acerca de las investigaciones realizadas en los Estados Unidos y que han sido volcadas en un libro de la autoría de Ross Duffin llamado “Cómo el temperamento igual ha arruinado la armonía (y por qué debe importarle)” [How equal temperament ruined harmony (and why should care)]. Desafortunadamente este libro no se encuentra editado al español y no creemos que dicha edición se realice en un futuro cercano debido a la alta especificidad del tema en cuestión. Evidentemente este es un libro muy específico escrito para músicos, pianistas y otros instrumentista,s y tiene algunas razones de peso para emplear en el título esa expresión tan desafiante. El objetivo de este artículo es responder a la pregunta que plantea este libro siguiendo las investigaciones que en él se describen.

DuffinLa primera pregunta que puede surgirle a quien lea este artículo por primera vez es: ¿qué es el temperamento igual? Resulta realmente sorprendente que sea una noción ampliamente desconocida tanto para músicos como para afinadores de piano por igual, siendo que todos los instrumentos deben ser afinados en esta época según dicho temperamento. Para explicar qué es el temperamento igual comenzaremos explicando qué es un temperamento, qué quiere decir temperar la afinación o, por ejemplo, analizaremos a qué se refería Bach cuando escribió sus obras llamadas el “Clave Bien Temperado”. ¿Existe acaso una afinación mal temperada?

Las características que tienen los intervalos musicales hacen que dentro de una octava de un piano, por ejemplo la octava La4–La5, puedan convivir varios tipos de intervalos: la octava, la quinta, la séptima, la cuarta, la tercera, etc. Todos estos intervalos, por diferentes características propias, tienen una dificultad fundamental: si se los quiere afinar puros a todos ellos no entrarán dentro de una octava. Cuando hablamos de afinación pura nos referimos a que las frecuencias de cada una de las frecuencias coincidentes que conforman el intervalo coincidan exactamente en el punto en que deben coincidir. Si un intervalo está afinado puro decimos que no se generan batidos, los cuales son un fenómeno de interferencia entre frecuencias muy cercanas. Si los intervalos estuvieran levemente desafinados, aparecerían ya estos batidos o batimentos. Entonces cuando decimos que todos los intervalos no entran puros en una octava queremos decir, por ejemplo, que si afinamos la quinta pura no entrará una cuarta pura, la cual caería afuera de la octava. O, en cambio, si afinamos las terceras mayores puras, la octava debería ser más grande. Esas diferencias entre secuencias de intervalos afinados puros se llama “Coma”, existiendo gran variedad de ellas. Es un problema que ha sido descubierto hace muchísimos años por Pitágoras, quien le puso el nombre de coma pitagórica a una de las comas más paradigmáticas. Dicha coma consistía en un desfasaje que se encontraba al afinar doce quintas puras contra siete octavas puras, lo cual daba como resultado una quinta que sonaba terriblemente mal y que se la conoce en la historia de la música como la quinta del lobo, pues su sonido hacía recordar el aullido del lobo [para mayor detalle sobre este tema le recomendamos leer nuestro artículo El temperado del piano y la coma pitagórica].

"Si todos los intervalos pudieran afinarse puros
no habría necesidad de temperar las afinaciones".

Esta problemática exige entonces una solución dado que si todos los intervalos pudieran afinarse puros no deberíamos estar hablando de “temperamentos”. Pero dado que no puede hacerse así, ya que el resultado sería altamente insatisfactorio para el uso del instrumento, es necesario estirar o achicar los intervalos de modo tal que quepan todos juntos dentro de la octava; a este procedimiento propuesto como solución a dicho problema le llamamos temperado. Como puede advertirse, existen múltiples maneras de que esto se logre: se puede agrandar una quinta y achicar una cuarta, achicar una tercera o estirar la octava, etc. Con esto queremos decir que no existe una única solución a este problema sino que el espectro de soluciones posibles es muy amplio, aunque algunas soluciones son, a nuestro entender, mejores que otras. Esta variabilidad ha dado lugar a los  hoy llamados “temperamentos históricos” que son modos de afinar históricos que han tenido preponderancia a lo largo de la historia y que fueron paulatinamente cayendo en desuso. Sin embargo queremos destacar que existen miles de formas de temperar un piano y que hay algunas pocas muy superiores que han tenido preponderancia a lo largo de la historia:

Por mencionar solo algunos, aquí listamos algunos temperamentos históricos destacados (o familias de temperamentos):

  • 1

    Familia de temperamentos mesotónicos

  • 2

    Familia de temperamentos justos

  • 3

    Temperamento Vallotti-Young

  • 4

    Temperamento Kirnberger

  • 5

    Etc. Etc.

Hoy en día, lamentablemente para el desarrollo musical, los instrumentos y la música en general han quedado congelados en un solo modo de temperar la escala musical que es el Temperamento Igual. Por lo cual hoy en día hablar de temperado es hablar de Temperamento Igual. Esta es una de las razones por las cuales existe tan poco conocimiento acerca de este tema en particular, es decir, dado que como todos los instrumentos se afinan bajo este sistema de temperamento igual, se cree erróneamente que no hay otros y que nunca los hubo.

¿Es el temperamento igual la mejor solución al problema planteado?

La pregunta a la que queremos responder con este artículo, siguiendo al autor del libro que mencionamos anteriormente, es si el Temperamento Igual es realmente una buena solución o ha arruinado la armonía, como sostiene el autor. Es importante aclarar que brindaremos una introducción a una posible respuesta ya que para estos temas tan controvertidos, y para los cuales existen infinidad de soluciones, no hay una sola respuesta que pueda tomarse como definitiva.

"Hoy en día, lamentablemente para el desarrollo musical, los instrumentos
y la música en general han quedado congelados en un solo modo de temperar
la escala musical que es el Temperamento Igual.

En primer lugar realizaremos una introducción en las características de algunos temperamentos históricos (así llamados hoy, ya que antes no eran más que otras formas de temperar) para compararlos con el temperamento igual. Por un lado, ya hemos indicado que nos encontramos con un problema al afinar todos los instrumentos, en especial el piano, bajo un único temperamento que es el Temperamento Igual. Esto se debe a que hay muchos otros temperamentos además de éste que son, y esto no es algo menor, muchísimo mejores que el Temperamento Igual. En este punto coincidimos con el autor del libro Ross Duffin, en cuanto a que hay muchos modos de temperar un piano y otros instrumentos que son superiores al temperamento igual, pero no estamos seguros de que ello haya arruinado la armonía aunque sí la ha limitado. Y esta concepción de superioridad de algunos temperamentos por sobre el temperamento igual se debe a que muchos de los intervalos se encuentran afinados puros, y los que no lo están, tienen una afinación tan aceptable como la que se tiene bajo el Temperamento Igual. Esto no es un detalle menor ya que el Temperamento Igual consiste en desafinar levemente todos los intervalos. Es decir que hoy en día no hay ni un solo intervalo musical que esté perfectamente afinado, o dicho de otro modo, todos los intervalos musicales se encuentran levemente desafinados.

"Hoy en día, bajo el temperamento igual, no hay ni un solo
intervalo musical que esté perfectamente afinado, o dicho
de otro modo, todos los intervalos musicales se encuentran
levemente desafinados."

Todo esto nos lleva a preguntarnos por cuál ha sido la causa de que solamente haya quedado instalado el Temperamento Igual, ya que hoy en día esto es verdaderamente un problema. El establecimiento de un único modo de temperar ha quitado una variable fundamental a la hora de componer música. Antiguamente los compositores tenían, además de todas las variables propias de la composición musical (el ritmo, la tonalidad, etc.), la elección del temperado del instrumento para ejecutar esa obra. Es decir que si querían que la composición tuviera determinadas características que solamente se podían lograr a través de la afinación, el autor lo indicaba en la obra. En la actualidad, esa posibilidad de que el compositor tenga la variable de la afinación al momento de componer ha sido eliminada. Hoy el compositor no puede elegir cómo afinar su instrumento, especialmente el piano, ya que en otros instrumentos, como la guitarra, se han mantenido ciertas variaciones temperamentales.

Cuando se habla del Clave Bien Temperado de Bach, se hace referencia a composiciones que tenían como finalidad demostrar la superioridad de determinado temperado del instrumento. Esto era para Bach una cuestión tan importante que le llevó a colocar el nombre del temperamento en el título de una de sus obras. Esto nos demuestra que Bach mismo concebía que existía una diferencia sumamente significativa si sus obras eran ejecutadas en otro tipo de temperamento que no fuera el indicado por él. Esta anécdota nos demuestra hasta qué punto era importante en aquella época la cuestión del temperado, y que un compositor tan reconocido como J. S. Bach, no consideraba adecuado para sus obras el Temperamento Igual, que sí existía en aquella época y, sin embargo, que se emplea hoy en día al momento de ejecutar sus obras. Es aquí donde se puede percibir el segundo problema en torno a la cuestión de la implementación del Temperamento Igual y es que hoy en día se interpreta música con instrumentos afinados en otro temperamento que no fue el temperamento que el autor utilizó cuando lo compuso. Pensemos qué diría Bach si escuchara alguna de sus obras del Clave Bien Temperado interpretada en pianos afinados bajo el Temperamento Igual. Lo que hoy escuchamos al oír esas obras, ¿era realmente lo que Bach tenía en mente escuchar cuando compuso la pieza? Indudablemente no.

"Es aquí donde se puede percibir el segundo problema en torno a la cuestión de la implementación del Temperamento Igual y es que hoy en día se interpreta música con instrumentos afinados en otro temperamento que no fue el temperamento que el autor utilizó cuando lo compuso."

Sabiendo que este tema no deja de ser extenso, sumamente complejo y abre las puertas a una mayor profundización, consideramos que el Temperamento Igual no ha sido la mejor opción al momento en que se eligió como temperamento único o standard de la época actual. Y esto lo decimos en función de los dos problemas que mencionamos anteriormente y que han sido desencadenados por dicha elección. Sin embargo, separándonos en esta cuestión del autor del libro Sobre cómo el temperamento igual arruinó la armonía (y por qué debe importar), no nos atrevemos a decir que el Temperamento Igual haya arruinado la armonía; lo que es cierto es que los pianos afinados bajo el Temperamento Igual no suenan lo bien que sonaban al estar afinados bajo otros temperamentos, hoy llamados históricos.

"Consideramos que el Temperamento Igual no ha sido la mejor opción
al momento en que se eligió como temperamento único o standard de la época actual.
Esto no significa que se haya arruinado la armonía por ello."

Sin embargo, de lo que sí estamos seguros y creemos, es el problema más grave, es el hecho de que se haya congelado el uso de un solo tipo de temperamento. ¿Por qué no volvemos a afinar los instrumentos según el gusto de cada intérprete o compositor? La respuesta es evidente: porque existe la figura del afinador de pianos que sólo afina bajo el Temperamento Igual. Pero esta respuesta implica otra pregunta y otro problema que existe actualmente y es: ¿Por qué los pianistas o compositores para piano han dejado de afinar sus propios instrumentos? Antaño la figura del afinador profesional de pianos como único responsable exclusivo de la afinación estaba muy desdibujada. Por supuesto que existían afinadores profesionales, pero la mayoría de los compositores afinaban su propio instrumento y modificaban y creaban temperamentos para determinadas composiciones.

Probablemente sea una utopía, pero creemos que sería sumamente enriquecedor volver a que la variable del temperamento en la composición y ejecución musical esté disponible nuevamente para los compositores e intérpretes. Esto se haría obviamente eliminando la figura del afinador profesional de pianos como único actor posible que puede afinar un instrumento. Los pianistas y compositores tienen que volver a aprender a afinar su instrumento, es inaceptable que no lo hagan si quieren sobresalir creativamente en su profesión, lo cual creemos que sigue siendo la aspiración de muchos de ellos.

La Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires se dedica a enseñar a músicos, pianistas, profesores y a cualquiera que quiera aprender a afinar pianos, y eventualmente si quiere también, a dedicarse a esta rentable actividad.

¿Ha arruinado la armonía el temperamento igual?
5 (100%) 2 votos

Prof. Hugo Landolfi

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires
Prof. Hugo Landolfi

@mitecnopiano

Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires - Enseñamos a afinar pianos mediante cursos a distancia y presenciales.
Titularse en afinación de #pianos: Referencia para los que estén interesados en el asunto. https://t.co/h9oTKVu3Cn - 10 mins ago
About The Author

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Puedes comentar o realizar una consulta con tu cuenta de FaceBook:

  • Paulo

    Genial! Muchísimas gracias por compartir sus conocimientos señor Landolfi, la verdad yo no tenía idea de esto.

    • Hugo Landolfi

      Gracias Paulo por tus palabras y por visitar nuestro sitio.

  • MANUEL CRUZ

    ES EN VERDAD INTERESANTE EL PLANTEAMIENTO DE VOLVER A LA COSTUMBRE DE DETERMINAR EL TEMPERAMENTO QUE SE DESEA O SE NECESITA DE ACUERDO A LAS INDICACIONES DEL COMPOSITOR; PREGUNTO: ¿¿¿ES POSIBLE APRENDER A AFINAR PIANOS EN SU ESCUELA SEGÚN DETERMINADOS TEMPERAMENTOS O SOLO SE APRENDE A AFINAR CON EL TEMPERAMENTO IGUAL??? ESTOY DE ACUERDO EN QUE EL IDEAL ES QUE CADA MÚSICO APRENDA A AFINAR SU PROPIO PIANO, PERO EN CASO CONTRARIO, CONSIDERO QUE UN CLIENTE-MÚSICO PROFESIONAL DEBERÍA DE “EXIGIR” AL AFINADOR EL TEMPERAMENTO QUE DESEA PARA SU PROPIO PIANO. ¿¿¿NO CREE USTED QUE POR AHÍ PODRÍAMOS IR “ARRIBANDO” A UNA “REVOLUCIÓN” CONTRA LA IMPOSICIÓN (¿DE QUÉ AUTORIDAD?) DEL USO DE LA AFINACIÓN DEL TEMPERAMENTO IGUAL???

    • Hugo Landolfi

      Gracias Manuel por tu mensaje. Nuestra escuela enseña a afinar pianos sobre el temperamento igual y también enseña a afinarlos según algunos temperamentos históricos de los más usuales. En nuestro curso de afinación existe una unidad didáctica especialmente orientada a este último tema.
      Con respecto a tu idea de que el músico pueda exigir a los afinadores en otros temperamentos diferentes al temperamento igual, eso sería ideal, pero dada la paupérrima capacitación y estudios que tienen la mayoría de los “afinadores” de pianos que existen en el mercado, es difícil que puedan hacerlo. Usualmente ni siquiera se sabe de qué se está hablando cuando se les menciona el término “temperamento histórico”.
      Hasta pronto.