Ondas Martenot: Un piano muy particular

El Ondas Martenot es un instrumento electrónico de teclado diseñado y construido por el violonchelista de nombre homónimo. El francés Maurice Martenot (Paris 1898-Clichy 1980) comenzó su educación musical a una edad temprana, dando su primer concierto de violonchelo a los nueve años acompañado de su hermana Ginette. Con el tiempo ella se convertiría en la primera solista del instrumento creado por su hermano conocido con el nombre de Ondas Martenot. Maurice era además un gran apasionado de la ciencia, área en la que fue un completo autodidacta, y de la enseñanza. Escribió también libros de técnicas de relajación y respiración, y junto a su hermana mayor Madaleine, desarrolló el método de enseñanza Martenot, ampliamente difundido en Francia.

Invención del Ondas Martenot

Fue en el año 1917, mientras trabajaba como operador de radio de la armada, que se le ocurrió a Martenot el principio operativo que se encontraría detrás del instrumento que acabó por inventar. Mientras usaba válvulas de radio afinadas en frecuencias similares, pero no idénticas, notó la “pureza de las vibraciones producidas por el trio de válvulas cuando la intensidad de la carga eléctrica puede ser variada por medio de un capacitor”. Así fue como en el año 1919 puso en marcha sus primeros experimentos musicales.

Aproximadamente, en la misma época, el físico ruso Lev Theremin se encontraba perfeccionando su propio instrumento electrónico: el Theremin. Este se encuentra formado por dos antenas, y el intérprete tiene que acercar o alejar sus manos de ellas, sin tocarlas, para cambiar el tono y el volumen de los sonidos producidos. Enormemente resentido por la aparición del Theremin en París en 1927, Martenot presentó la segunda versión de su instrumento, que fue llamado por entonces “ondas musicales”. La presentación se realizó en el teatro Ópera el 3 de mayo de 1928. La gira internacional que siguió a esta presentación se encontró con una crítica sumamente positiva: El Deutsche Allgemeine Zeitung dijo: “Es etéreo, sobrenatural, inexplicable” y Der Abend (Viena) dijo que: “La maravilla triunfó sobre el escepticismo”, mientras que el Herald de Nueva York dijo que si Martenot hubiera vivido en la Edad Media habría sido acusado de brujería y quemado vivo en la plaza del pueblo.

Tocando piano Ondas MartenotCrédito de la imágen: LAM

Funcionamiento

Para entender cómo funciona el Ondas Martenot es necesario entender un fenómeno acústico. La cuerda de un instrumento como el piano, cuando es tacada la nota La4, tiene una frecuencia de 440 Hz., es decir que vibra 440 veces por segundo. Dependiendo de la velocidad de esta vibración, la frecuencia será más aguda o grave. La radio usada por Martenot sólo funcionaba a una muy alta frecuencia, emitiendo una nota ultrasónica inaudible al oído humano, de alrededor de 80.000 Hz. Por lo tanto, para obtener un sonido audible, Martenot usó el principio de comparación de frecuencias mediante interferencia, sistema que usan los músicos cuando afinan otro instrumento, produciendo batidos, como lo que utilizan los afinadores de piano al afinar los pianos, por la combinación de dos oscilaciones con dos frecuencias ligeramente distintas para generar una tercera, cuyo valor es la diferencia matemática entre las primeras dos frecuencias. Por ejemplo, la nota La puede ser producida por la producción simultánea de dos frecuencias inaudibles de 80.000 y 80.440 Hz. La primera frecuencia es fija y nunca cambia mientras que la segunda es variable, modificada por el intérprete que toca el instrumento, ya sea a través de un teclado o mediante el movimiento de un cable o cinta.

Ondas Martenot  Piano Ondas Martenot

Crédito: Ondes martenot

El piano Ondas Martenot es un instrumento monofónico, es decir que sólo puede tocarse una nota a la vez, por lo cual el teclado y la cinta son tocados solamente con la mano derecha, con excepción de un número de virtuosísimas obras que requieren el uso de dos manos. Con la mano izquierda el intérprete puede alterar aspectos tales como los dinámicos y el timbre, usando controles en un pequeño cajón a un lado del instrumento. El teclado cuenta con seis octavas visibles pero en realidad posee un rango de casi nueve, gracias a un interruptor y unos botones que permiten transportar la escala de notas. Además, tiene resortes y las teclas pueden moverse lateralmente a lo largo de microtonos, un semitono arriba o abajo. De esta manera, se puede crear un efecto de vibrato, tal como lo hacía Martenot con el cello por medio del movimiento de la mano derecha de lado a lado, mientras el intérprete presiona las teclas.

La cinta se extiende a lo largo y al frente del teclado y tiene un timbre de metal que se coloca en el dedo índice del intérprete. Luego, éste toca distintas notas deslizando el anillo a lo largo del teclado y sobre una escala calibrada con protuberancias y hendiduras que actúan como puntos de referencia visuales y táctiles. El sonido producido es como el de un instrumento de cuerda sin traste o como el de la voz humana produciendo un “glisando”.

La mano izquierda del músico puede controlar las teclas de intensidad ubicadas en un pequeño cajón del lado izquierdo del instrumento. Esto controla el nivel del sonido, algo así como el control de volumen de una radio. Al ser extremadamente sensible, tiene un rango de movimiento de dos centímetros y puede llevar el volumen del instrumento de cero hasta producir un sonido realmente ensordecedor. Éste actúa como una extensión del músico a lo largo de todo el proceso permitiéndole una gran variedad de matices, tonalidades, fraseo y ataques (acentos, staccato, efectos de percusión, legato, entre otros). Con el fin de producir un sonido, el músico tiene que tocar el teclado (o la cinta) y oprimir el botón simultáneamente. Esta última acción es similar a la realizada por un arco, recordando nuevamente al amado violoncello de Martenot.

También en el cajón hay siete interruptores que controlan la elección de la forma de la onda y su mezcla, permitiendo numerosas combinaciones de timbres. En el último modelo (1975) se los designó con letras en lugar de los números que llevaban los modelos anteriores. Allí se encuentran también seis botones transportables que permiten al intérprete cambiar cada nota individual instantánea y simultáneamente: un cuarto de tono más arriba o más abajo, un semi tono, un tono, una tercera o una quinta más arriba.

El instrumento cuenta además con dos pedales conectados a la caja que funcionan como filtro o control de la intensidad del toque cuando una partitura requiere ambas manos en el teclado. Además, el intérprete puede presionar varios interruptores para elegir uno o más de los cuatro amplificadores separados que producen efectos específicos de sonido que pueden ser combinados usando una perilla mezcladora.

Modelos de Ondas Martenot

Se han presentado siete modelos de pianos Ondas Martenot, cada uno de los cuales han ido incorporando sucesivas mejoras a lo largo de los años.  El instrumento de 1919, un tipo de Theremin, no fue viable según Martenot, por lo cual su primer modelo oficial no apareció hasta el año 1928. La quinta versión del instrumento, del año 1928, fue la primera en presentar la cinta junto al teclado. En ese mismo año el compositor Messiaen escribió su famosa “Fête des Belles Eaux” para seis Ondas Martenot.

Maurice comenzó dando clases de este instrumento en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París en el año 1947 y luego se establecieron una docena de cursos más en Francia y Canadá alentando el reconocimiento oficial del instrumento.

En su taller de Neuilly-sur-Seine, cerca de París, Martenot construyó alrededor de 370 instrumentos, junto con un número de modelos no profesionales: versiones simplificadas para ser usada en escuelas, versiones para música de cámara, uno combinado con una radio y un tocadiscos y uno muy especial construido en 1932 para el poeta y músico indio Rabindranath Tagore para poder tocar ragas.

La producción de este instrumento culminó en 1988 con el retiro de Marcel Manière, el asistente de Martenot desde 1951. Jean-Louis Martenot, uno de los hijos de Maurice, trabajó arduamente en una versión digital del instrumento pero sin demasiado éxito. En 1995 el ingeniero Ambro Oliva diseñó el Ondéa, un instrumento bastante parecido.

Luego del año 2008, Jean-Loup Dierstein, un francés mundialmente reconocido por ser especialista en teclados vintage, comenzó a trabajar en la reconstrucción del Ondas Martenot original. Desde julio del 2011 ha comenzado su producción y ya se encuentra nuevamente disponible y a la venta. El nuevo instrumento es exactamente el mismo modelo del que se realizó en el año 1988.

Ondes Martenot

Hoy en día el repertorio para este instrumento abarca más de mil obras en diversos géneros: música contemporánea, canciones de pop, bandas sonoras de película, danza, rock y otras escritas para radio, TV y anuncios publicitarios. Pese a ser un instrumento sumamente multifacético, suele ser considerado obsoleto por aquellos que ignoran su potencial, pero en el campo de la música pop artistas tales como Jonny Greenwood de Radiohead y Damon Albarn de Gorillaz, entre otros, siguen utilizando este magnífico instrumento.

Ondas Martenot: Un piano muy particular
Evalúa este artículo

Prof. Hugo Landolfi

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires
Prof. Hugo Landolfi

@mitecnopiano

Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires - Enseñamos a afinar pianos mediante cursos a distancia y presenciales.
Titularse en afinación de #pianos: Referencia para los que estén interesados en el asunto. https://t.co/h9oTKVu3Cn - 16 mins ago
About The Author

Prof. Hugo Landolfi

Director, Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Puedes comentar o realizar una consulta con tu cuenta de FaceBook: